¡Nuestra miauravillosa vida en positivo!

¡Nuestra miauravillosa vida en positivo!

Hoy os voy a hablar de la Inmunodeficiencia Felina. Y no, no os voy a copiar un texto de internet donde dice lo mala que es la enfermedad, ni las fases que tiene, ni que hay que separar a los gatos positivos de los negativos, NO. Esas cosas las podéis mirar vosotros mismos, pero ya os recomiendo desde aquí que ni os molestéis…

Os voy a hablar de como vivimos nosotros con Bernarda, que como muchos sabéis, es inmunita.
No os voy a mentir, cuando descubrimos que Bernarda padecía esta enfermedad, el mundo se nos cayó a los pies. Pero sabéis porqué? Por la DESINFORMACIÓN, o por el contrario, la MAL-INFORMACIÓN.
Nosotros pensamos que la inmuno era una enfermedad terminal, que a Bernarda le quedaba poco tiempo, que iba a sufrir y por ende, nosotros también. Ay! Que equivocados estábamos!
Después de llorar y llorar por mi bebé, contacté con personas que tenían inmunitos, y ellas nos hicieron abrir los ojos! Y ahora, nosotros os lo queremos abrir a vosotros.
La inmunodeficiencia si, es una enfermedad, pero os aseguro, por experiencia, que si tu peque es inmunito, está en casa, cuidado y con mucho mucho amor, no te das ni cuenta!!!

Bernarda no padece ningún tipo de dolor, ni de síntoma ni de nada. Le faltan dientecitos, pero como a muchos otros peques sin que sean positivos. Y bueno, podemos decir que padece comilona crónica, ya que la tía no para de comer, y es que es una gordi de las buenas! jajaja

Bernarda es una gatita alegre, juguetona, habladora, ronroneante ( Parece un motor en marcha ) cariñosa, de hecho, MUY cariñosa, faldera, a veces incluso agobiante ( Cosa que a mi me encanta y me vuelve loca ) graciosa, glotona, maniática y lo mejor de todo, una gata FELIZ y SANA.
Y lo de sana no lo decimos solo nosotros, eh??? Que somos unos papás muy pesados y cada 6 meses le hacemos un hemograma en su miauravilloso veterinario, uno genial por cierto. Y siempre nos dice que está súper sana!! Y sorpresa! Tiene inmunodeficiencia.
Aquí podéis ver una foto de lo PRE-CIO-SA que es nuestra bebé!
Por otra parte, os digo que en ningún momento se nos pasó por la cabeza separarla de sus hermanas, como íbamos a hacer eso?? Como íbamos a separar a tres hermanas que se quieren con locura, por algo que ni ellas entienden…
Por supuesto no, no se han contagiado, siguen siendo negativas, y juegan entre ellas, comen y beben de los mismos cuencos, fuentes, vasos, platos, etc. Se lavan muchísimo, duermen juntas y básicamente, se pasan el día pegadas.
Os cuento todo esto porque no quiero que tengáis miedo a adoptar a un peludo inmunito, que no os eche para atrás el que tengáis un gatito negativo y creáis que puede contagiarlo, siempre y cuando se hagan las presentaciones bien no va a pasar absolutamente nada. Que si os dan la noticia de que vuestro peque es positivo, no os pongáis tristes, ni penséis en lo peor, no tengáis miedo, porque os aseguro que hay que temer nada.

Los gatitos positivos son exactamente igual a los negativos, no debería jamás ser una razón para no adoptar, o incluso como mucha gentuza hace, para sacrificar…. Ellos tienen las mismas ganas de vivir, de disfrutar, de jugar, de tener mimos, que cualquier gato!!! Incluso me atrevería a decir que tienen algo especial, algo que hace que te alegre la vida aún mas, y que nunca podréis comprobarlo a no ser que adoptéis uno 🙂 Y si… es una indirecta! <3

Os dejo una imagen con un mensaje muy positivo! ^^

Que tengáis un día miauravilloso!

Compartir post

Comentario (1)

  • Santi Contestar

    Me ha gustado leer esta entrada. La verdad es que ninguno de mis gatos dio positivo, pero aún recuerdo con terror el momento en el que le hicieron, a cada uno de ellos, la prueba y la espera a que la tira reactiva diga si o no. Porque mi gata mayor, en su día, hace ya más de 11 años, tuvo la gran suerte de dar negativo a ese test. Porque hace 11 años, el veterinario que me atendió (dentro de un programa del Ayuntamiento de mi ciudad), me vino a decir que si la gatuna de 3 meses que me eligió de camino al trabajo, siguiéndome y maullándome, hubiera dado positivo, tendría que ser dormida. Hoy lo pienso y me pongo malo. Lo bueno de todo esto es que ahora tenemos más información y muchos ya sabemos (gracias, entre otras cosas, a personas como vosotros) que el simple hecho de que salga un color u otro no tiene que ser una condena a muerte.
    PD: me encanta vuestro trabajo.
    Saludos

    2016-12-16 a las 10:09

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *